La política de gobierno

A pesar de sus inmensas cualidades y características, Colombia ha enfrentado una constante lucha por incrementar y mejorar sus niveles de desarrollo con miras a ofrecer mejores condiciones de vida para todos sus ciudadanos, y alcanzar una dinámica económica y social equilibrada que resulte en una sociedad con prosperidad sostenible.

Colombia ha sido categorizada como un país de renta media alta, de manera que, contrario a la percepción de muchos, no es un país pobre. Sin embargo un nivel de pobreza aproximado del 46% y un coeficiente Gini de 0.58 demuestran una realidad cercana a la pobreza y al subdesarrollo más que a la riqueza. En este contexto, la canalización de esfuerzos y recursos destinados a la reducción de la brecha social se convierte en una estrategia fundamental y prioritaria con miras a disminuir los niveles de pobreza registrados en el país.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos consciente de sus capacidades y del alcance de la oferta pública existente, reconoce el inmenso apalancamiento y los beneficios potenciales al generar alianzas con el fin de ejecutar proyectos y programas que, de manera sostenible y constructiva, empoderen a la población vulnerable, buscando así eliminar la pobreza extrema, y reducir la brecha ya mencionada. Dicha estrategia apunta al sector privado como aliado fundamental, el cual ha incrementado su inversión social y demostrado con ello que es más consciente de su grado de responsabilidad en la consecución del desarrollo sostenible.

El gobierno Santos ha definido como objetivo principal de su Plan Nacional de Desarrollo el progreso social que traduzca el dinamismo económico en crecimiento sostenido y sostenible, con un crecimiento evidenciado en más empleo formal, menor pobreza y mayor prosperidad para toda la población 26. En esta línea, el gobierno nacional orientará sus esfuerzos a identificar y gestionar oportunidades de coordinación y articulación entre actores públicos, privados y sociales, nacionales e internacionales para promover inversiones sociales estratégicas y contribuir a generar espacios de diálogo que estimulen una mayor participación de los ciudadanos más vulnerables en los procesos locales de desarrollo.

De ésta manera, Acción Social y la Alta Consejería para la Prosperidad Social impulsarán una mayor inversión dentro de los programas sociales del Gobierno Nacional, consolidarán alianzas existentes con el sector privado, fundaciones y organizaciones de la sociedad civil y liderarán nuevas iniciativas de inversión social privada que apunten a beneficiar a la población vulnerable del país, a los colombianos víctimas de la ola invernal y al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio -ODM.

Dicha estrategia apunta a incrementar los niveles de desarrollo a través de la reducción de la pobreza extrema. En este sentido, a través del Plan Nacional de Prosperidad Social, el Gobierno Nacional ha establecido una meta ambiciosa pero estratégica para la atención prioritaria de 350.000 familias ya identificadas de la Red UNIDOS, con el fin ayudarlos a superar su condición de pobreza extrema, dinamizando la economía y las condiciones de su contexto que puedan impulsar nuevas formas de desarrollo local.

La Red Unidos es una estrategia para la superación de la pobreza extrema cuya labor es proveer de servicios sociales básicos a la población en esta condición económica y social, mediante la promoción de acciones coordinadas. Dicha estrategia aborda la atención de las familias de la Red, a través de logros agrupados en nueve dimensiones: identificación; ingresos y trabajo; educación y capacitación; salud; nutrición; habitabilidad; dinámica familiar; bancarización y ahorro y apoyo para garantizar el acceso a la justicia.27

Entendiendo la pobreza como una problemática multidimensional que debe ser atendida de esta manera, se ha determinado que la priorización sobre esta población debe estar enfocada hacia las iniciativas que apoyen el cumplimiento de los logros relacionados con ingresos y trabajo junto con habitabilidad.

El valor agregado está representado en las alianzas público privadas que materializan y llevan a la práctica la Inversión Social Privada, propuesta como mecanismo de sinergia para alcanzar la prosperidad nacional. Las empresas y demás actores del sector privado han entendido que la inversión social y las iniciativas empresariales orientadas al desarrollo implican beneficios reales, palpables y medibles en los indicadores empresariales, logrando así una importante evolución y crecimiento desde la Responsabilidad Social Empresarial hacia el concepto de valor compartido.28

El creciente interés del sector privado por trabajar en alianza con el Gobierno Nacional para alcanzar las metas sociales establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo y el Plan Nacional de Prosperidad Social, le han permitido a este último establecer objetivos estratégicos para alcanzarlas. En este sentido, hoy se trabaja de manera constante en: asegurar la focalización de los programas sociales en los más pobres; generar un clima de negocios adecuado para la inversión social privada sostenible; promover el emprendimiento social; crear alianzas con los entes territoriales e identificar trampas de desarrollo local y fortalecer la Red UNIDOS a través de innovación e inversión social privada.29



26 Departamento Nacional de Planeación, Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014. Ley 1450 de 2011. Bogotá, 2011.

27 Unidos: Uno por la prosperidad de todos. www.accionsocial.gov.co

28 Bockstette Valerie and Stamp, Mike. Creating Shared Value: A How-to Guide for the New Corporate (R)evolution. FSG

29 Alta Consejería para la Prosperidad Social. Plan Nacional de Prosperidad Social: la hoja de ruta hacia una Colombia si pobreza extrema. Bogotá, 2011.