Alianzas y cooperación internacional

Al acercarse a la cooperación internacional, el sector privado debe considerar la opción de las APD como un mecanismo valido para aumentar sus probabilidades de éxito. Las alianzas se convierten en una buena estrategia, ya que legitiman el proyecto frente a las entidades públicas, privadas y sociales agrupando competencias multisectoriales, contactos y soluciones innovadoras. Así mismo, contar con recursos para aportar a un proyecto facilita la consecución de fondos de cooperación internacional.

En este sentido, las Alianzas para el Desarrollo se convierten en una opción confiable para la cooperación internacional, especialmente en países con alto riesgo de corrupción e inestabilidad política y económica, porque aseguran una concertación y un esfuerzo coordinado entre todos los miembros.